domingo, 22 de diciembre de 2019

Por qué yo? Porqué a mi?

Esta es la pregunta que se agolpa en mi cabeza desde hace tiempo, nunca fui una persona egoísta, siempre he pensado en los demás antes que en mí misma, dejé de tener vida con apenas 20 años y me involucré (no es la palabra que debería estar, pero mi afasia, me juega malos momentos) en sacar una familia que yo no había formado, sino que la había formado mi madre y mi padre, y sacarlas adelante, mi hermana estudiando y mi madre, bueno, prefiero no hablar de algo que me sigue doliendo, y mucho, a pesar de los años que han transcurrido.
En este día se me agolpan todo lo vivido en los últimos 5 años, y yo, viéndolo como si fuera una película, cuántas veces pensé que no podía seguir, que preferiría no estar a seguir sufriendo, tantos recuerdos, sobretodo malos, aunque creo que los pocos buenos, los superan, o eso espero.
Siempre teniendo que estar con una sonrisa, a pesar de no estar para tontería, yo, sonreía, no quería que nadie me viese flaquear, porque eso significaba que las personas que me veían se lo permitirían, y eso es una de las cosas que yo no quería.
Desde pequeña, algunas de las ancianas del pueblo me llamaban Amalia, como mi abuela, a la que sólo podía ver en una foto en el comedor, y yo pensaba, si no me parezco en nada a ella, pero esas personas, habían conocido a mi abuela en sus años mozos y cuando falleció...
Por eso a los 30 ya me puse en manos de los médicos para que me hiciesen pruebas preventivas, pero al ser tan joven, sólo me hicieron una ecografía y bueno, nada, todo bien, mucho tejido adiposo (grasa) pero todo bien.
Nadie sabía lo que me esperaba 10 años después, cuando ya empezaron a hacerme las mamografías de prevención, pero todo bien, hasta un día como hoy, sí hoy, en que me tocó la lotería, entonces no sabía que completa, sólo de un pecho, pero qué bulto más feo, no me dolía, sólo deformaba el pecho.
La llorera que me pegué cuando me lo vi, fue, pero había que hacer de tripas corazón y hacer lo que se debía hacer en estas fechas.
Nunca me gustaron estas fechas, bueno, miento, no me gustaron a partir de los 18 años? no recuerdo desde cuándo dejaron de gustarme estas fechas.
Recuerdo que yo era pequeña, por aquel entonces mis padres tenían un bar y como mis tíos y sus parejas con mis padres y mi hermana y yo, no cabíamos en el comedor de casa, pues se celebraba la cena de nochebuena en el bar, qué recuerdos más, no sé si decir bonitos, apenas recuerdo risas y que me daban un benjamín de cava, y yo en nada y menos me lo había bebido.
Supongo que la vida hace que cada uno siga su vida, mi tía se fue donde destinaron a mi tío, y mi otro tío materno, estaba en casa, junto con mi abuelo.
Después de esos recuerdos, apenas unos años en los que comíamos gambas y nos poníamos moradas y sobretodo con el suquet, que acabábamos con el pan, y lo mejor, acabábamos con una de sal en la boca, pero esos si fueron años más o menos felices, o por lo menos lo intentábamos.
Ahora no me apetece celebrar nada, para mí son días en que hay fiestas, os puedo asegurar que apenas recuerdo las fiestas, como anécdota no recordé que el 6 de diciembre de este año que fue viernes, era festivo, me acordé por la tarde que estaba hablando y de repente se me encendió la bombilla.
Ahora mis días al ser todos iguales, a veces me tienen que recordar que es festivo tal día o que mi pareja estará en casa esos días, cosas tontas, pero yo sigo haciendo lo que puedo, los dolores pueden conmigo.
Así es como me veo, grinch total.



Un besito y que paséis unos buenos días.

1 comentario: