miércoles, 28 de diciembre de 2016

Una boda muy especial

Por fin!!! ya lo podéis decir, pero es que me ha costado mucho ponerme a contaros la "pequeña" historia que conlleva esta boda, más que nada, por no encontrarme bien, la operación de hace 10 días, vamos, un cúmulo de cosas, pero no quería que pasase el año sin que viérais lo guapos que iban los novios, y altos, por favor, yo parezco la i, qué bajita me veo junto a ellos, y ya no os digo, junto a sus mellizos, que ya apuntan alto los muy.... jijijiji

Todo empezó cuando me operaron a últimos de julio del 2015, el grupo al que pertenezco querían saber cómo iba mi operación, cómo salía, y Manel retransmitiendo, tanto en el grupo en el que estamos, sí estamos, el único chico del grupo, como el grupo de whats que se formó por el foro, hace... ufff y en que me incluyeron y no quise que se mordieran las uñas, así que le pedí el favor que las mantuviese informadas.

A finales de agosto, no sé cómo vino, que cogimos el coche y nos presentamos en Granollers, no nos conocíamos, pero oye, si estamos tan cerca, porqué no conocernos si tenemos la oportunidad?? allí fuimos y bueno, genial, qué altos, por favor y los niños, Aidan y Erik, alias los "vikingos" qué guapos, al principio me costó muchísimo diferenciarlos, a pesar que uno tiene la cara más alargada, el otro más redondeada, pero ahora la verdad, los veo diferentes, y no sé porqué, porque a día de hoy nos hemos visto, no sé si 3 veces??

Los Vikingos se pusieron en plan koala con Manel, con esa barba que caracteriza que a los niños no les gusta, pues bien, estos son vikings y claro, les gustó ya, estaban superrelajados con él y yo flipando, qué monos.

Cuando nos dejaron hablar, así como quien no quiere la cosa, me enseñó el vestido que quería y más o menos cómo, quedaba un año, yo ni corta, ni perezosa, le dije, ese te lo hago yo, casi me da algo, lo dije en voz alta, y llevaba un año y medio sin coser y no sabía si podría volver a coser, pero bueno. Ahí estaba dicho, aunque la verdad, cada vez me gustaba más la idea.

Poco a poco fuimos primero con el modelo, cómo lo quería, nada de... cómo dijo ella? ¿vestido de merengue? la entiendo, ella no es de esas que les gusta ese tipo de bodas, así que decidieron una medieval, buah, qué pasada, me encantaba cada foto que me enviaba vía messenguer o vía whatsapp, ese fue nuestro principal medio de comunicación, cuando ya lo teníamos medio decidido, teníamos que buscar telas, necesitábamos metros y metros, más que nada porque quería un vestido medieval, sencillo, pero ella mide 1,80 de altura y claro, la tela da lo que da, así que en vez de cortar como siempre, a lo largo, no a lo ancho como suele hacerse.

A principios de año quedamos y fuimos a los Encants de Barcelona, yo allí tengo una tienda, que no es que sea mi predilecta, pero me gusta mucho, tiene muchas cositas y bueno, me dijo que si yo quería retales, y en eso que cogí una tela que era muy bonita, sencilla, no blanco y creía que le podría gustar a Mónica (la novia, jijiji, no lo había dicho) y bueno, la cogimos, nos quedamos mirando y dijimos, esta, pero claro era un trozo, le prengunté, tienes de esta??? y había unos 12 mts dijo, le dije que me la guardase hasta que le llamase, más tarde, ya que habíamos quedado a comer con el futuro costi, osea, Javi o Xavi, mientras, íbamos sobando el trozo de tela, me dio una muestra de lino, cuando vi que enrollaba sobre sí misma, pensé que estaría guardando para alguién, pues no, una muestra de lino de unos 7 metros o así, madreee, qué iba yo a hacer con eso, pues guardarlo, que más adelante lo necesitaría y menos mal.

Le cogí las medidas otro día que bajó a Barcelona, para marzo, ya que era bastante difícil que alguien se pudiese quedar con los niños, así que cuando ella podía, quedábamos, quedaba la capa, ella quería capa, pues tendría capa, me habían dado muestras, esta vez de un metro, pero claro, se acercaban carnavales y o nos dábamos prisas, o nos quedábamos sin capa que ella quería verde, a mi me gustó mucho una que tenía el pelo como peinado, preciosa, pero la novia era ella y le gustaba otra, así que fuimos y la que le gustó, ahora venía lo bueno, cuántos metros, así que le dije, 4-5 metros, y para variar, me dió otro metro, menos mal, ale, todo para casa, en una esquina, hasta que yo estuviese bien, para poder empezar.

A todo esto íbamos hablando de cómo lo quería, y yo con mi mala mano para los maniquies, le intenté hacer una especie de dibujo para lo que le quedaría mejor y los adornos que ella quería. Venga que hicimos el vestido en la mente, luego había que plasmarlo.

Primero lo hice en pequeñito el día antes que me enteré que venía a Hospi y que si podíamos quedar, yo deprisa y corriendo, cogiendo una muñeca de mi suegra quitándole todo, lavándola y me puse a hacerle el vestido y yo sin saberlo hacer en pequeñito, creo que no quedó mal, por lo menos a ella le gustó, creo.

Y así empezó todo, primero elegir la muñeca adecuada, la barbie, no, es demasiado esquelética y además no se ajusta a medidas de una persona real, así que.. juzgar vosotros mismos

   

Buscando si la tela le iría bien, le falta pecho a la muñeca, pero todo no podía ser, jijiji


 el patrón bueno...

 El primer problema, encontrar un hilo metálico para hacer los "adornos" y cómo meto el cabezón de la muñeca por ahí???

 a la pobre, la tuve que descabezar

 otro problema, la original, estaba a dieta, dilema, qué hacer por si adelgazaba mucho desde las pruebas hasta la boda
  me dió una lástimica la muñeca


Vestido y vistas tuve que coserlo a mano, no era capaz de meterlo en la máquina y tampoco era tan pequeño, pero excepto los laterales, imposible y las mangas, ufffff

   
Las que habéis cosido para muñecas lo sabéis, pero yo, nunca lo había hecho, así que me tocó coserlo todo a mano, el supuesto bordado, todo, menudo trabajo me dio la muñeca.
                 
En la realidad, la novia, llevaría un cinturón, así que con el mismo hilo de bordar, cogí un ganchillo, y ale, a hacerle un cintoroncillo, no parecido ni mucho menos, pero es lo que había.
Otro problema sería hacerle la capa, ella necesitaba una capa de 1,60 de largo y la tela hacía eso, pero claro, el corte para el cuello y todo, no iba a dar, le pregunté a mi niña Marian cómo podría hacerlo, iba a hacerlo de arriba a abajo y ella me dió la idea de ponerle un bajos y una cenefa arriba y debajo de la costura para disimular, así que lo hice así y ahí tenéis el resultado, los zapatos, bueno, un show, no encontraba los que eran de la muñeca, así que le hice unos con fieltro.

Se la enseñé así a destranguis y le gustó, luego seguimos hablando de cómo lo quería de escote, claro, en pequeño, no sabía medir, ni sé, pero le gustó y a mi, ahora necesitaba plasmarlo en grande.

No voy a decir que fue fácil, pero tenía que descansar los días que nos íbamos y en aquellos días, me dice dos días antes de irme, que la app que usaba le había recordado que ya tenía que haberse echo la primera prueba del vestido, me quedé fliplando, y yo... porqué no me lo has dicho, hubiese empezado antes el patrón, hilvanarlo, y probarlo, a dos días imposible, no me daba tiempo, así que le dije que en cuanto volviese, me pondría a ello.

Y aquí, lo prometido, es deuda.

   No es que trasluciera el vestido, pero se dejaba notar, así que con el lino, le hice una saya, como antiguamente, ligero, para que no tuviese mucha calor

  la manga, como ella la quería, larga, hasta casi el suelo. 

En estas fotos, podeis ver que se cambió el bordado a máquina por puntilla, metros y menos de puntillas, y diferentes, además de gruesas, nunca había cambiado tanto de agujas, os lo aseguro, que si metálica, que si fina, que si gruesa, ufff

  

La capa, hice todo lo que pude, la verdad, y quedé muy contenta con el resultado, la verdad, es que me gustó y la cola, tal como Mónica quería, el vestido sin cola y la capa con cola; y ahora las fotos de la boda
  La entrada de la novia, y momentos de la ceremonia

 


Aquí los 3 de los 4 vestidos que hice, el de novia, el de Manel y el mío, que a 3 días de la boda, no tenía ni idea de cómo iba a ir yo, así que, como ya estaba harta de tanta puntilla, brocado, etc, para mí, algo sencillo, que no fue mucho, ya que la talla, bueno, la talla, dejémoslo, fue un prueba y quita y pon, cose, descose, vuelve a coser, vuelve a probarte, y todo eso con una calorrrr, qué uffff, así que la falda ni cortar ni nada, un rectángulo, bajos cogidos y goma en la cintura, no me daba tiempo a más, pero, ahora que nadie nos oye, me encantó hacer el vestido de la novia, aunque los nuestros también, Manel del Rey Théoden del Sr. de los Anillos y yo de masovera, de una especie de persona que lleva un hostal.

Espero vuestros comentarios, querría haber puesto fotos de la creación del vestido, pero sino, esto se alarga muuuuchooo más.

Besitus.