jueves, 9 de abril de 2015

SHHHHHHH...eso no se dice, de eso no se habla

Hola a tod@s,
Este es el prólogo de algo que en próximos días leereís los que queráis, mi actual etapa en esta vida que me ha tocado vivir.
Este viene dado, ya que hace unos días, una amiga de cuando era más joven me encontró en Facebook, y buscando a amigos de amigos, de amigos, pues os tengo a casi todos, y claro, después de no saber nada de mi en 20 años, tampoco es cuestión de soltarlo a la ligera, de ahí viene este prólogo, para introduciros poco a poco en mi vida.
Os preguntareis porqué ese título?? Muy simple, porque parece ser que esta enfermedad y sobretodo esa palabra, está prohibida.
Bueno, ahora os diréis a qué viene tanto rodeo, pues bien, allá voy, tengo cáncer en ambos pechos, sí has leído bien, cáncer.
Esa es la palabra que nadie quiere escuchar y que cada vez la gente parece no querer escuchar o no atender cuando una persona lo dice, o lo peor, que hoy en día se piense que es contagioso.
El porqué contarlo? muy fácil, primero porque creo que lo necesito, y segundo porque seguramente alguno conoce a alguien que o lo ha pasado o lo está pasando, para que no se sienta sol@.
No es un camino de rosas, os lo aseguro, es muy duro, pero se necesita a gente que te apoye y te recoja del suelo cuando te caes, yo por ejemplo tengo a Manel, mi pareja desde hace casi 9 años, mi padre, al que he recuperado, y como no, a mis segundos padres, mis suegros, cómo los quiero como si fueran parte de mi, y a mis chicas de Sincos, todas un amor, con palabras de ánimo cuando estas de bajón, cuando preguntas alguna duda...allí están, creo que sin tod@s ell@s no hubiese llegado hasta aquí.
Habrá gente que me recuerde como alguien fuerte, con mucho carácter, etc., sí soy la misma, pero con corazón, con sentimientos, que aunque a veces me flaqueen las fuerzas, sigo siendo aquella muchacha de mal carácter, que no sabía perder, que nos íbamos al campo de fútbol a comer toda la santa tarde pipas mientras se jugaba la liga de futbito, qué recuerdos.
Bueno, ya me voy otra vez por los cerros de Úbeda.
Ahí queda dicho, si queréis comentarme algo, yo dentro de lo que cabe, os contestaré con mucho gusto.
Un beso